Posts Recientes

About

10 Puntos importantes para comprar una casa



A la hora de comprar una propiedad, muchos son los consejos que recibe el interesado. “Presta atención a la colonia”, “¿Está bien conectado a la red el transporte público?”, “¿Cuál es la orientación de la vivienda por el tema de los vientos y la luz?”, “Procura que sea fácil de limpiar”, etc. Convengamos que la lista es infinita, y es porque adquirir una propiedad es una de esas situaciones de la vida sumamente subjetivas en las que, para cada persona, intervienen variables distintas basadas en prioridades individuales.


1.No pagues más hipoteca de la que te puedes permitir

Hay un principio clásico que determina que nuestros gastos de hipoteca, sumando intereses, impuestos y seguro, deberían comprender, como máximo, el 30% de nuestros ingresos brutos. Está claro que es un número arbitrario, no pasa nada si te pasas un poco, pero hay que intentar no excederse demasiado. Ten en cuenta que la hipoteca no comprende la totalidad de los gastos del hogar, sino que hay muchos otros: gastos de comunidad, el seguro del hogar, impuestos, facturas de servicios, etc. Los gastos fijos pueden suponer hasta un 50% más del valor de la hipoteca.

Por eso, es muy importante que analices tu perfil y tu situación económica. Si eres muy joven y no tienes ahorros considerables, deberás tener en cuenta que la situación se puede complicar. Una hipoteca desmesurada se te puede ir de las manos tarde o temprano. Al principio todo puede parecer fácil pero cuando surgen las complicaciones no habrá piedad: el banco quiere lo que es suyo todos los meses. Por eso es muy importante ser especialmente exigentes y objetivos con nosotros mismos en este aspecto, y hacer un balance realista de la economía personal.


2. Ten al menos una fuente de ingresos estable en la familia

Actualmente, los bancos son muy escrupulosos a la hora de comprobar tus ingresos antes de abrir el grifo de dinero. No obstante, sigue siendo principalmente tu responsabilidad asegurarte de tener un respaldo económico sólido – suficiente, seguro y constante -, para poder hacer frente a los pagos futuros de la casa. Como referencia, piensa que tu casa no debe superar, en ningún caso, cinco veces tu salario anual (aunque lo recomendable es como máximo tres veces).

Si no cumples estos requisitos y aún así continuas empeñado en hipotecarte, correrás el riesgo de que la hipoteca te atrape, exigiendo pagos fijos y sin posibilidad de escape. Por eso, en este caso, quizás sería mejor optar por un alquiler, debido a la mayor flexibilidad que te aporta en cuanto a pagos y cuotas.


3. Al momento de firmar, ten pocas deudas o intenta no tener ninguna

Una hipoteca no tiene que ser muy grande para convertirse en una condena cuando la sumas a otras deudas, como los pagos del auto, el seguro, las tarjetas de crédito, etc. Por eso, lo mejor a la hora de decidir comprar una casa es intentar tener las mínimas deudas posibles y estar seguro de que podrás afrontar la multiplicidad de gastos que te esperan.


4. Mantén un margen amplio

Como ya mencionamos, además del pago de deudas, tienes otros gastos mensuales fijos del día a día: seguros, comida, productos de uso cotidiano, ropa, colegio de los niños, actividades extracurriculares, etc. Y si a eso le sumamos los gastos “extraordinarios”, como el ocio (vacaciones, deportes, restaurantes, viajes…) y el dinero que queramos ahorrar, el número se dispara. Es imprescindible, entonces, recordar las cifras, e intentar que supongan menos de un 50% del total, para que tengas más flexibilidad y margen de maniobra en caso de que surjan gastos inesperados o imprevistos que debas enfrentar. Lo ideal es no encarar la compra de una casa con lo justo, ya que un breve período de desempleo, una emergencia médica o una reparación del auto pueden convertirse en desastres financieros que acaben costándote la casa.


5. Ten un fondo de emergencia

Si tienes un buen fondo de emergencia, no lo gastes innecesariamente. Si no lo tienes, probablemente no estés preparado para una hipoteca y deberías replanteártelo.


6. Adquiere un buen seguro de vida

Debemos distinguir bien entre los conceptos de seguro de vida y seguro hipotecario. Un seguro de vida tiene como fin proteger a la familia del asegurado en caso de fallecimiento del mismo, obligándose a un pago correspondiente a la prima que se ha ido pagando. Un seguro hipotecario es algo similar, pero para una hipoteca: permite hacer frente al pago de un préstamo para la hipoteca a la vez que puedes seguir utilizando tu casa, de forma que en caso de fallecimiento, los prestamistas se aseguran de obtener su dinero. ¿De dónde? De otros seguros, como el de vida, de hogar o de protección de pagos.

En caso de tratarse de un seguro de vida hipotecario, la entidad que te concede el dinero para la hipoteca cobraría la suma correspondiente al resto del pago de esta en caso de fallecimiento del beneficiario, pero directamente del dinero de su seguro de vida.

Esta medida es obligatoria al contratar una hipoteca, por tanto debemos valorar la conveniencia o no de esta cobertura, para ver si es lo que mejor se ajusta a nuestras necesidades.


7. Que el anticipo sea al menos del 20%

El anticipo es la entrada que hay que presentar para comprar la casa, y depende de muchos factores, como los ingresos o el tiempo que tengas para pagar la casa. Generalmente es el paso más difícil de la compra. Supone una pequeña garantía para los que te prestan el dinero de la hipoteca, por si te echas atrás. En ocasiones, las entidades de crédito pueden ofrecer condiciones que parecen alucinantes respecto a este pago inicial, pero no caigas en ninguna trampa. Pequeños anticipos pueden devenir en grandes problemas.

Además, generalmente si el porcentaje es inferior al 20%, las entidades te cobrarán un seguro adicional para cubrirse del posible riesgo. Por otro lado, con un mayor pago inicial seguramente tengas acceso a intereses menores, y eso siempre es una ventaja importante.


8. Comprueba que la zona tenga espacios de ocio y elevada seguridad

Una propiedad emplazada en una buena colonia puede brindarte mejores condiciones de seguridad, quizás con refuerzo de patrullaje, circuito de cámaras y otro tipo de controles que te darán tranquilidad. Tu seguridad también debería estar “incluida” en el precio que pagas por la casa.

Lo mismo ocurre con los espacios para el ocio y los locales comerciales: farmacia, supermercado, lavanderias, centro comercial – son todos comercios fundamentales para tener cerca, ya que los precisarás a diario. Al igual que un conjunto completo de comercios aledaños, es necesario que tengas, de ser posible, zonas verdes, gimnasio o piscina cerca, para tu tiempo libre.


9. Conoce las restricciones de la comunidad

En muchos lugares hay reglas bastante estrictas en las comunidades. Es importante que no solamente te guste la casa que comprarás, sino el estilo de vida que te ofrece la comunidad. Pero cuidado, con ellas pueden venir muchas restricciones. Investiga primero, averigua cuál es la legislación y cómo te afectará cuando seas un vecino más.


10. Revisa el estado de la vivienda y los elementos clave

Antes de firmar nada, siempre debes prestar atención al estado general de la propiedad: cañerías, cableados, pisos, cerámicas, paredes, manchas de humedad. En una primera visita uno quizás no presta atención a estas cosas, pero antes de decidirse a comprar es clave analizar estos factores: si te mudas creyendo que la casa está impecable y luego encuentras que hay que hacerle reparaciones o reemplazar materiales deteriorados o mal mantenidos, quizás no puedas enfrentar los costos y te veas en un grave problema.

Nadie es perfecto, y ninguna vivienda lo es. Siempre habrá algún punto que flaquee o algún requisito de tu lista que la propiedad no cumpla. Es complicado llegar a una situación de perfecta estabilidad financiera para el momento en el que deseas comprar una casa, y realmente no hay garantías. Sin embargo, siempre que alguien ha llegado a una situación crítica y con riesgo incluso de perder la propiedad, resulta que probablemente había pasado por alto algún punto de esta lista, incluyendo la más importante: gastarse en la vivienda un porcentaje demasiado alto de sus ingresos o no prever dinero que habrá que ponerle encima una vez adquirida.

La decisión final es de cada uno, pero hay que ser muy conscientes de todo lo que implica la compra y estudiar el propio perfil económico de forma crítica y exigente, en caso de que optemos por esta transacción.
10 Puntos importantes para comprar una casa 10 Puntos importantes para comprar una casa Reviewed by Inmobiliaria de Antequera Oaxaca on 09:30 Rating: 5

No hay comentarios.:

Con tecnología de Blogger.